priscilla-du-preez-owqiL1yn3lA-unsplash.

VIDA BLOG

Isotipo%20color%2BBN-01_edited.png

Vida Abundante Uruguay - Lunes 7 de febrero 2022 

Preguntas sinceras, respuestas extrañas.

Por: María Eugenia Marichal

4-Preguntas sinceras.jpg

¨El Señor respondió: ¨Observen a las naciones; ¡mírenlas y asómbrense! Pues estoy haciendo algo en sus propios días, algo que no creerían aun si alguien les dijera¨Habacuc 1:5 (NTV)

 

¿Cuántas veces desesperamos por la respuesta de Papá en algún asunto con el que ya no podemos más?  El responde, pero Su respuesta nunca se ciñe a los parámetros humanos de entendimiento, nos olvidamos que nuestra visión de las cosas y o situaciones es limitada. Nuestro Padre está interesado en que nuestra fe además de probada sea desarrollada. 

 

Las respuestas extrañas de Dios nos desafían, Habacuc 2:4c dice, ¨mas el justo por la fe vivirá.¨

 

Reflexionemos, la fe es una manera de vivir. Cuando el Señor Dios Omnipotente y Omnisciente le dice a Habacuc, estoy haciendo algo y ese algo no lo vas a creer aun si alguien te lo dijera, lo está desafiando a vivir por fe.   ¿Será que sólo Habacuc necesitaba entenderlo? ¡No! Dios nos está desafiando de la misma forma. Las respuestas extrañas de Dios esconden una estrategia, desafiar y aumentar nuestra fe. 

 

Para mantener viva nuestra fe y permanecer debemos recordar que Dios: 

 

1) No es indiferente a nuestro sufrimiento. 

La respuesta de Dios puede que no sea la que esperamos, pero no es indiferente a nuestro sufrimiento. Este principio lo encontramos en Habacuc 1:5b, 1 Pedro 3.12.  

 

2) No se distraigan, ¨Observen…Miren…Contemplen¨ Habacuc 1:5a. 

Debemos orar conforme a Su voluntad y observar y/ o esperar Su respuesta. 

 

¿Para qué alzar nuestra mirada?

 

a) Respuesta repentina e inesperada.

b) Respuesta ilógica e incomprensible.

c) Respuesta justa y para disciplinar. 

 

Al meditar en los tres capítulos de Habacuc podemos comprender estos aspectos mencionados aquí arriba sobre la respuesta extraña de Dios. 

 

Dios sabe lo que necesitamos, a veces como la tribu de Judá lo que necesitamos es disciplina. Su corrección coopera para nuestro bien. ¡Es nuestro Padre, le importamos!

 

3) La adversidad, uno de sus métodos/ instrumentos. 

Isaías 45:6d- 7 (RV1960)  ¨yo Jehová, y ninguno más que yo, que formo la luz y creo las tinieblas, que hago la paz y creo la adversidad. Yo Jehová soy el que hago todo esto.¨

 

Aun en la adversidad hay propósito divino, es difícil de comprenderlo, pero a veces Dios usa este método para corregirnos, para transformarnos y hacer regresar nuestra mirada a Él. Todo lo que él hace se resume en esto: es para nuestro beneficio. 

 

Padre, anhelamos tu respuesta, aunque no sea la que esperamos, confiamos en ti.