priscilla-du-preez-owqiL1yn3lA-unsplash.

VIDA BLOG

Isotipo%20color%2BBN-01_edited.png

Vida Abundante Uruguay - Lunes 1 de agosto 2022 

El Milagro de Nacer de Nuevo

Nacimiento.jpg

Juan 3:3 (NVI) ¨- De veras te aseguro que quien no nazca de nuevo no puede ver el reino de Dios- dijo Jesús.¨ 

 

¿Por qué es necesario nacer de nuevo si queremos ver el reino de Dios? 

 

Nacer de nuevo implica un cambio interior. Sirva de ejemplo la gestación y nacimiento de un bebé. ¿Por qué este ejemplo?

 

Porque nacer de nuevo tiene en común lo siguiente;  la concepción, el crecimiento en conjunto con la madurez de cada órgano y el alumbramiento final. Cuando un bebé es concebido en el vientre de una madre el periodo de gestación  es de 9 meses, dentro de ese tiempo el bebé se forma, crece y madura hasta el día del alumbramiento; dicho en otras palabras toma forma. Nacer de nuevo como lo dice Jesús es un milagro que ocurre en nuestro corazón así como lo es el milagro de la concepción de un hijo/a. Definimos esto como milagro porque depende pura y exclusivamente del poder y gracia de Dios a través de Su Espíritu Santo. La gestación de un bebé lleva su tiempo hasta el día que este nace, igualmente pasa con nosotros cuando decidimos entregar nuestra vida por completo a Jesús, tanto el cambio interior como la madurez ocurren de manera paulatina, yendo desde cero hasta alcanzar la meta final, empezando la transformación aquí para su culminación el día en que veamos a nuestro Señor cara a cara. 

 

Salmos 139: 13-15b Dios nos hizo maravillosamente complejos y su fino trabajo es asombroso. El nos observa mientras vamos cobrando forma en secreto. 

1) Dios como el pilar. 
 

Solo quien nos creó sabe cuán complejos somos, por lo tanto necesitamos de su fino trabajo para nacer del agua y del Espíritu (Juan 3:5)
 

2) Dios como transformador de nuestra mente 
 

Dios anhela y persiste en cambiar nuestro molde y/ o estructura mental. Al ser vasijas portadoras de Su Espíritu podemos tener la mente de Cristo. 1 Corintios 2:14-16
 

3) Nacer de nuevo implica morir
 

Vivir por y para Jesús nos lleva a rendir todo a sus pies, nuestras metas, sueños y deseos. 

 

Dios no puede dejarnos como nos encontró, si fuera así ¿qué sentido tendría la cruz de Jesús? ¡A Él sea gloria por nuestro nuevo nacimiento! 

Padre, completa en nosotros lo que un día comenzaste, ¡nos rendimos!

Por: María Marichal