priscilla-du-preez-owqiL1yn3lA-unsplash.

VIDA BLOG

Isotipo%20color%2BBN-01_edited.png

Vida Abundante Uruguay - Lunes 2 de Mayo 2022 

Destruir para Construir

Por: María Eugenia Marichal

8-Destruir para construir.jpg

Todos somos una obra en construcción; en nuestra vida debemos demoler y destruir ciertas cosas que perjudican, le quitan belleza a la obra y terminan siendo un obstáculo para que esta se convierta en lo que Dios desea. 

 

Tenemos un concepto negativo sobre la palabra ¨destruir¨, veámosla desde el punto de vista de Dios. Jesús dice lo siguiente; “Nadie arregla un vestido viejo con un retazo de tela nueva, porque la tela nueva se encoge y rasga el vestido viejo, y entonces se romperá más.” (Mateo 2:22 PDT).

 

Para poder tener un vestido hermoso es necesario que Dios rompa, destruya lo viejo, es necesario quitar la tela vieja para que la tela nueva se luzca en todo su esplendor. Nunca un constructor sabio y sensato dejará una obra por la mitad o en mal estado, ¡mucho menos Dios! 

 

Un obstáculo para dejar a medias una obra es lo que conocemos como desánimo. Todos lo hemos experimentado, es una emoción, en sí misma no es peligrosa, lo que sí es peligroso es que se vuelva un lugar de permanencia o una zona de confort. 

 

Identificando la/s fuente/s para poder salir del desánimo.

 

1) Palabras tales como: no van a poder, no sirven, incluyendo humillación frente a otras personas. Nehemías 4:2-3 “diciendo ante sus amigos y los oficiales judíos… ¿qué cree que está haciendo este pobre y debilucho grupo de judío? ¿Acaso creen que pueden…? ¿Realmente creen...? ¨

 

Nuestro valor no está en lo que opinen las personas, nuestro valor está en Cristo. Escuchar más a Dios, nos evitará caer en desánimo. 

 

2) Cansancio de cualquier índole. Discernir y tener madurez para reconocer que hay momentos donde debemos poner modo pausa. 

 

3) Hacia dónde vamos.  La barca de la vida necesita dirección, propósito, un lugar de partida, pero también un lugar de llegada. Jesús sabía que la cruz era su destino final en su pasaje aquí en la tierra, mantener el enfoque al igual que él nos guiará a no des nortearnos. 

 

Nuestro Padre desea que (Fil 3:13) olvidemos lo que quedó atrás y nos esforcemos por lo que está adelante, avancemos hacia la meta. 

 

No estamos solos, ¡Dios pelea por nosotros y tenemos una familia en Jesús!