priscilla-du-preez-owqiL1yn3lA-unsplash.

VIDA BLOG

Isotipo%20color%2BBN-01_edited.png

Vida Abundante Uruguay - Miércoles 10 de Noviembre 2021 

Valora las Transiciones

Por: Leticia Viera

7-Valora las Transiciones.jpg

“Después de la muerte de Moisés, siervo de el Señor, el Señor le dijo a Josué hijo de Nun, asistente de Moisés: “Mi siervo Moisés ha muerto. Por eso tú y todo este pueblo deberán prepararse para cruzar el rio Jordán y entrar a la tierra que les daré a ustedes los israelitas.” Josué 1 :1-2

Las transiciones son procesos que forman parte de nuestra vida. Lo importante es entender que estamos en esa etapa y que todo depende de nuestra actitud de fe, agudeza para escuchar a Dios y obediencia.

 

Por lo general, lo vivimos como algo negativo y desafiante, pero que, si es DIOS quien nos está moviendo y no estamos preparados para el siguiente nivel como Josué. 

Dios le estaba impulsando al cambio y debía lidiar con algunos enemigos invisibles: tenía que dejar el pasado atrás, su líder ya no estaba.
Aun doliente por la pérdida y lleno de temores, y, con la gran responsabilidad que tenía en sus manos, él decide escuchar a Dios y aferrarse a la promesa: solo así el éxito sería garantido. 

 

¿Cuáles son esos enemigos que me impiden o me retienen a avanzar y entrar a la tierra prometida como Josué?

¿Podemos visualizar algunos? 

“Sé fuerte y valiente, porque tú harás que este pueblo herede la tierra que les prometí a sus antepasados. Solo te pido que tengas mucho valor y firmeza para obedecer toda la ley que mi siervo Moisés te ordenó. No te apartes de ella para nada; solo así tendrás éxito dondequiera que vayas. Recita siempre el libro de la ley y medita en él de día y de noche; cumple con cuidado todo lo que en el esté escrito. Así prosperarás y tendrás éxito. Ya te lo he ordenado: ¡Sé fuerte y valiente! ¡No tengas miedo ni te desanimes !Porque el Señor tu Dios te acompañará dondequiera que vayas.” (Josué 1:6-9)

En los consejos de Dios a Josué podemos encontrar varios enemigos invisibles con los que él o cualquiera de nosotros podríamos estar lidiando:

-La falta de valor y coraje. 
-Debilidad.

-Duda.

-Desobediencia.

-Inconstancia.

-Pereza. 

-Miedo.
-Desánimo. 

Tal vez te encuentras como él, desafiado a cruzar ese Jordán con muchas interrogantes y limitaciones. Con grandes responsabilidades y voces en tu interior, y externas a ti, que impiden que escuches su voz, que pueden llegar a paralizarte y detenerte en el camino.   

  

Si perdemos la oportunidad de cruzar al otro lado perdemos la oportunidad de hacer la transición y ver a Dios obrando más allá de nuestras limitaciones.
 

Por más inseguro y lleno de interrogantes que nosotros podamos estar, lo seguro es confiar en aquél quien nos ha prometido estar con nosotros. Negarnos al cambio sería negarnos a trascender en aquello nuevo que él tiene.
 

Así que hagamos una pausa y observemos en que etapa estamos de la transición: aferrados al pasado, aturdidos con otras voces, mirando el obstáculo, o, atentos a la voz de Dios. 
 

Hoy podría ser un buen momento para valorar la gran oportunidad que él nos da, caminar más ligeros y cruzar el río confiando que si obedecemos a cada consejo que él nos da el éxito es garantido.