priscilla-du-preez-owqiL1yn3lA-unsplash.

VIDA BLOG

Isotipo%20color%2BBN-01_edited.png

Vida Abundante Uruguay - Miércoles 3 de Noviembre 2021 

Valora las Buenas Noticias

Por: María Eugenia Marichal

6-Valora las Buenas Noticias.jpg

Romanos 1:16 ¨Pues no me avergüenzo de la Buena Noticia acerca de Cristo, porque es poder de Dios en acción para salvar a todos los que creen,…¨

 

Desde la perspectiva de Dios las malas noticias son una puerta de acceso para dar la Buena Noticia. En el huerto del Edén, cuando el ser humano comió del fruto del árbol de la ciencia del bien y del mal oyó la primera mala noticia, todo lo que habían conocido allí, el bien, no iban a experimentarlo de la misma forma (Gén. 3:16-24). Pero ¡bendito sea Dios! que antes de dar esa mala noticia, causa del pecado, dá la más maravillosa noticia (Gén. 3:15), la promesa de un Salvador. 

 

Jesús es la Buena Noticia. Pero, ¿qué ha pasado que la Buena Noticia parece que ha perdido la ¨sal¨? 

 

Muchas veces nos da vergüenza hablar a otros de Cristo, tenemos miedo de ser rechazados, etc. Dios entregó algo en nuestras manos que tendría que ser motivo de orgullo, Su poder en acción para que otros vengan al arrepentimiento. 

 

El evangelio cobra poder y sentido cuando entendemos que Dios nos eligió a nosotros, seres imperfectos para dar a conocer a Su Hijo a personas iguales que nosotros. El poder de Dios solo se puede ver en acción en un mundo carente de la Buena Noticia. Si no, ¿qué sentido tendría? 

 

Pablo habla que la Buena Noticia es poder de Dios en acción.

 

En Salmos 112  hay varios puntos que podemos reflexionar y aplicar. 

 

Deleitarnos en sus mandatos (112:1c). Deleitarnos en cumplir el mandato de Mateo 28:19  

 

Ellos mismos serán ricos, y sus buenas acciones durarán para siempre. (112: 3). Ricos en poder compartir la Buena Noticia y esta acción tendrá un efecto eterno.

 

La luz brilla en la oscuridad para los justos; son generosos, compasivos y rectos (112:4). Compasivos, generosos y rectos al compartir el Evangelio. 

 

Ellos no tienen miedo de malas noticias; confían plenamente en que el Señor los cuidará (112:7). La peor noticia sería que estemos condenados, pero gracias a Cristo y a las Buenas Noticias del Evangelio, sabemos que no es así. 

 

Comparten con libertad y dan con generosidad a los necesitados; sus buenas acciones serán recordadas para siempre. Ellos tendrán influencia y recibirán honor (112:9). Compartir el evangelio con quien lo necesita tendrá influencia positiva.

 

¿Qué es lo que nos detiene? En nuestras manos tenemos la Buena Noticia, propaguémosla. 

 

Padre, para ti son hermosos los pies de los mensajeros que traen buenas noticias. Amén.