• Vida Abundante Uruguay

Viaja Seguro


Por Leticia Viera.


¿Has experimentado ansiedad, temor antes de viajar?. Es una travesía apasionante. Pero, cuando te subes por primera vez a un avión, no sé tú pero a mí, me dio mucha inseguridad.

Mi objetivo era llegar y pronto. Gracias a Dios, fue un viaje corto pero digamos que intenso.


Te confieso que durante el vuelo muchas inquietudes vinieron a mi mente, y para ser más precisa una gran turbulencia cruzando la Cordillera de los Andes, sacudió el avión por unos largos minutos . Sabia que había un experimentado piloto controlando el vuelo, pero mi oracion fue dirigida al que tiene control sobre los cielos, en el que nos encontrábamos suspendidos. Por unos instantes el silencio de los pasajeros invadió la atmósfera y solamente se oía la respiracion agitada de algunos otros . Como era inexperiente pensé que era normal en los vuelos, pero para mi sorpresa la señora que estaba a mi lado, experimentada en viajes, me dice: “esta vez está fuerte la turbulencia”. Inmediatamente pensé: “complicado el viaje”.


Bueno, para resumirte, mi enfoque se dirigió a la confianza en Dios que nos llevaría a destino seguro. Él era nuestro socorro y nuestra seguridad en ese momento.


La sensación que tuve fue pensar que por más que el hombre tuviera toda la capacidad de dominio sobre ese avión, solo Dios podía sostener esa gran máquina en los aires y llevarnos a destino. Y así fue la ida con turbulencias y tropiezos, pero llegamos seguros.


El contar con el favor de Dios hizo de este viaje una experiencia que terminó siendo disfrutable más allá de los momentos de peligro que pudimos presenciar.


De todas formas el viaje había que hacerlo. Los riesgos en el camino existen. Lo que lo hace placentero es saber que contamos de compañía y seguridad mientras vamos, con la mirada puesta en nuestro destino.

Sabes que, leyendo el Salmo 121 me puse a meditar en el viaje de los peregrinos que se dirigían hacia Jerusalén.


En la antigüedad ellos iban allí para adorar a Dios. Por lo que relata este Salmo nos da a entender que enfrentaban peligros en el camino, temores , inseguridades. Atravesaban terrenos áridos. El sol los fatigaba de día ,y los terrores nocturnos los acechaban, así como los maleantes en el camino. Tal vez el viaje se complicaba en algunos tramos. La soledad les invadía en algunos de ellos, y, en otros tramos se hacían más placenteros.


En ocasiones la mirada se enfocaba en lo difícil que se hacía el viaje por momentos, pero vemos que hay una reacción frente al temor.

   

El salmista dice, “alzaré mis ojos a los montes, ¿de dónde vendrá mi socorro?”. Un cambio de mirada contempla la grandeza del creador. Un cambio de mirada trajo seguridad en el poder soberano y sustentador de Dios. El peligro se disipa mientras los ojos se alzan a un Dios que siempre está presente en el viaje. La seguridad y confianza comienza a crecer y el viaje comienza a ser más ligero. El lamento comienza a convertirse en palabras de seguridad continua . Su sombra está en el camino, Él está guardando de todo mal, Él está guardando el alma del peregrino para llegar a destino.

Hoy tal vez tu viaje está siendo pesado o turbulento, o hay tramos donde la tierra está seca y las circunstancias te han hecho bajar la mirada. Tal vez sientas soledad , pero hay unos puntos que puedes aplicar para que tu viaje por la vida en esta tierra se haga más ligero y seguro .

1. Alza tu mirada. No te enfoques en las circunstancias adversas que quieren que te detengas en el camino.


2. Ten seguridad. Él cuidará de ti hasta que llegues a destino .


3. Ten seguridad de su compañía continua. Él no duerme y vela por tu alma.


Hay una frase que Spurgeon citó que dice: "Él no me ha guiado hasta tan lejos de forma

tan amorosa para abandonarme en las mismas puertas de el cielo ."


Recuerda que Él ha prometido estar con nosotros todos los días hasta que lleguemos a destino. Viaja seguro, y, cuando pienses en desistir alza tus ojos para ver tu refugio, y mira a tu lado, Él es tu sombra a tu mano derecha.

Leticia es profesional en el área de la salud, está felizmente casada con Federico y juntos tienen dos hermosas hijas. Actualmente Leticia es quién esta cargo de VAU KIDS, nuestro espacio para los más pequeños de la casa. Leticia también forma parte del Servicio Comunitario Siembra, y junto con su esposo, pastorearon durante 10 años el Ministerio Cristiano Nuevo Pacto, en Montevideo.



0 vistas

© 2020 Vida Abundante Uruguay

Montevideo - Pocitos, Luis lamas 1442 Y 1446 - Tel: 097-494-924