• Vida Abundante Uruguay

Sanidad y Restauración


Por Amanda Huertas. Él vio que estábamos enfermos y ofreció Su vida para sanarnos. (Filipenses 2:6-8)

Él resucitó de entre los muertos para restaurarnos. (Romanos 6:4)

No hay oscuridad oscura para Él. (Salmos 139:11)

No hay pecado tan grande como para que su gracia no lo pueda cubrir. (Romanos 5:20)

No hay error que podamos cometer o que alguien pueda cometer contra nosotros tan grave como para arruinar Su plan. (Génesis 50:20; Salmos 33:11)

No hay dolor tan grande que Él no pueda sanar.

No hay angustia tan grande como para que Él no pueda darnos paz y consuelo.

Más allá de las reglas de la religión, las divisiones de los ideales y los muros construidos con libros y conocimientos, lo que el Dios Todopoderoso quiere es que cada ser humano decida relacionarse personalmente con un Padre amoroso que desea adoptarle en Su familia, sanarle el alma, restaurarle su corazón y amarlo como nadie en el mundo puede amar. Puede que tus padres terrenales no la hayan hecho muy bien, pero Él no actúa como los humanos. (Salmos 68:6)


Más allá de los títulos académicos (1 Corintios 8:1), las grandes cantidades de personas que se puedan llegar a reunir en el mismo lugar, o la fama y popularidad que alguien tenga; lo que el Creador de todo lo que existe quiere es que le busquemos con todo nuestro corazón (Jeremías 29:13) para que, al relacionarnos íntima y personalmente con Él, nos revele cosas grandes y ocultas que nadie puede dimensionar. (Jeremías 33:3).


Nos hemos concentrado más en las reglas humanas que nosotros mismos inventamos (Marcos 7:6-8) como por ejemplo en cantidades, atuendos, ideas, dogmas y en ganar discusiones y nos hemos desconcentrado de correr desesperados a la intimidad con Dios para conocerlo más y así poder guiar a las personas a que conozcan Su amor y Su poder para restaurar vidas.

Admiro mucho uno de los discursos de Jacob Bock (misionero en España), que señala que Cristo Jesús (el sano) se ofreció voluntariamente para darnos vida eterna (sanarnos y restaurarnos). Él dice lo siguiente:

¨…La buena noticia es que Dios, el que te ha creado, el que te hace latir el corazón y ha dado aire a tus pulmones, el Dios ante quien algún día tendrás que presentarte y rendir cuentas, el mismo que tiene autoridad para enviarte al infierno; ese mismo Dios vio tu situación y el yugo que tenías puesto y, ¿sabes lo que hizo por ti? Él descendió a la tierra y vivió una vida perfecta sin yugos y, al terminar su vida, Dios lo castigó (a su Hijo Jesús) por el pecado que tú y yo cometimos con el propósito de que tú seas libre y perdonado. Jesús no vino para empezar una religión, para que pusiéramos su foto en una estampita o en un crucifijo en una iglesia, no! Cristo Jesús vino con un propósito mayor y tiene que ver con el yugo de pecado que tienes puesto. El Hombre perfecto fue crucificado tomando el yugo de nuestro pecado y muriendo por nosotros. Él venció la muerte, Dios mismo le resucitó y cuando lo hizo Él obtuvo el poder para librarte de cualquier yugo... y el que quiera pedirle perdón y está harto de vivir con yugos solamente tiene que venir a Cristo y Él está con sus brazos abiertos para darte descanso y vida eterna…¨ (El Yugo, 2013, paráfrasis mía)


Necesitamos la sanidad y restauración de Dios para ser sus representantes en el mundo.

¨Que el mensaje de Cristo, con toda su riqueza, llenesus vidas. Enséñense y aconséjense unos a otros con toda la sabiduría que él da. Canten salmos e himnos y canciones espirituales a Dios con un corazón agradecido.  Y todo lo que hagan o digan, háganlo comorepresentantes del Señor Jesúsy den gracias a Dios Padre por medio de él¨ Colosenses 3:16-18


Y así también en Mateo 5:16, Hechos 9:36; 26:20, Romanos 2:7, Efesios 2:10, 1 Timoteo 2:10, 1 Timoteo 5:10, 25, 1 Timoteo 6:18, Tito 2:7, Tito 3:8, Tito 3:14, hebreos 10:24, 1 Pedro 2:12 y otros pasajes de la Biblia podemos ver cómo Dios nos habla acerca de las buenas obras que, como Su cuerpo, debemos a hacer.

La única forma de compartir la buena noticia de Cristo Jesús es viviéndola primero. Debemos dejar de estar divididos, debemos dejar de preocuparnos más por ganar discusiones que por crear vínculos de amistad, debemos dejar de preocuparnos más por sumar que por multiplicar, debemos dejar de condenar y comenzar a abrazar.

La única forma de transmitirle al mundo la sanidad y la restauración del pecado que Él ganó para el mundo es recibiéndola primero. Todos necesitamos sanidad y restauración.

Nos juzguemos a los enfermos sólo porque a nosotros nos dieron el medicamento primero.

La vida eterna es un constante tratamiento de restauración, hasta el día en que lleguemos a Su presencia y parte del objetivo de esas buenas obras es que ayudes a otros a recibir sanidad y restauración. ¿Cómo sería el mundo si la iglesia se dedicara llevar la sanidad y restauración de Jesús? ¿Cómo sería el mundo si cada parte del cuerpo de Cristo usara sus dones para ayudar a otros a sanar y restaurar en lugar de desgastarse por saber quién va a ser salvo y quién no? ¿Cómo sería la vida de los cristianos si atendiéramos más seguido al llamado a la intimidad para así ser restaurados constantemente?

Sanidad y restauración. Esto es lo que necesitamos para ser como Jesús. Esto es lo que nos hace ser maduros y útiles para edificar Su Reino. Esto es lo que sólo Su poder puede lograr en nuestras vidas.


Ora conmigo.

Papi, necesitamos desesperadamente que nos sanes y restaures, individualmente y como iglesia, para poder crecer y servirte de la mejor forma. Señor, habla, que tu siervo(a) escucha. Jesús, venga tu reino sobre mi vida y sobre el mundo. Espíritu Santo, te doy espacio para que transformes lo que tengas que transformar y así poder apoyarte de la manera más efectiva en que se haga tu voluntad en la tierra como en el Cielo. En el nombre de Jesús elevamos nuestra oración. Amén.

Amanda es misionera costarricense y desde hace 9 meses se encuentra en Montevideo, Uruguay apoyando a VAU en diferentes áreas. Forma parte del equipo de alabanza y de LivIn, nuestro espacio para jóvenes. Amanda es graduada en Enseñanza de las Ciencias Naturales y se especializa en el manejo de Mariposarios, además tiene un certificado de Perspectivas del Movimiento Cristiano Mundial, es políglota y músico. Ama enseñar la palabra y adorar a Dios por medio de la música.


57 vistas

© 2020 Vida Abundante Uruguay

Montevideo - Pocitos, Luis lamas 1442 Y 1446 - Tel: 097-494-924