• Vida Abundante Uruguay

No es en mi fuerza


Por Amanda Huertas. Tener la agenda llena nos hace pensar que somos útiles, valiosos y dignos de alabar. Pero la cantidad de actividades no define mi valor. No quiero decir que hacer cosas esté errado, para nada, quiero decir que las actividades que realizo no definen mi identidad.


Pablo dice que puedo hacer toda la caridad del mundo, tener mucho conocimiento, tener todos los dones espirituales impresionantes, pero si no tengo amor, no soy nada. Es que mi valor no está en lo que hago sino en lo que Cristo hizo por mí en la Cruz.


En medio de un tiempo quieto como la cuarentena, muchos pueden sentir que no tienen nada que los motive, porque nadie los ve hacer lo que hacen. No tienes una profesora que te vigile, ni un jefe que te premie por tu desempeño, ni un grupo de amigas que te alague por vestirte linda.    

Hay un proverbio que dice: ¨ve a la hormiga, oh perezoso, mira sus caminos, y sé sabio; la cual, no teniendo capitán, ni gobernador, ni señor, prepara en el verano su comida, y recoge en el tiempo de la siega su mantenimiento¨. Me llama la atención que la hormiga no tiene a nadie que la rezongue para que trabaje, ella trabaja porque es parte de su identidad y diseño.

El Señor quiere que hagas cosas trascendentes, quiere que hagas las cosas que Él planeó para que hicieras. Pero quiere que lo que hagas sea producto de lo que Él ha hecho en ti, como fruto de tu identidad, y no para convencer a alguien de tu valor. Él no pretende que trabajar, ser alagado, estudiar o tener mucho quehacer te defina ni te de valor; más bien quiere que te relaciones profundamente con Él, comprendas lo que ha hecho por ti y cada bendición que te da diariamente, para que así el honrarlo con el trabajo de tus manos sea tu motivación.

¨Porque por gracia ustedes han sido salvados mediante la fe; esto no procede de ustedes, sino que es el regalo de Dios, no por obras, para que nadie se jacte.  Porque somos hechura de Dios, creados en Cristo Jesús para buenas obras, las cuales Dios dispuso de antemano a fin de que las pongamos en práctica¨ Efesios 2:10

Hace unos años, cuando estaba en mi primer trabajo, solía ponerme nerviosa y trabajar más intensamente cuando mi jefe estaba cerca. Pensaba que debía convencerlo de que trabajaba bien. Pero cuando se iba me distraía o comenzaba a hablar con mis compañeras de al lado. Fue en esos días que el Señor me dio este versículo:

¨Siervos, obedezcan siempre en todo a sus amos terrenales, incluso cuando no los estén mirando. Porque más que agradar a la gente, lo que les debe importar es trabajar honestamente por respeto al Señor. Cuando hagan cualquier trabajo, háganlo de todo corazón, como si estuvieran trabajando para el Señor y no para los seres humanos. Recuerden que ustedes van a recibir la recompensa del Señor que Dios le prometió a su pueblo, pues ustedes sirven a Cristo el Señor¨. Colosenses 3:22-24

Dios no pretende que lo convenzamos aparentando ser muy buenos. Dios desea que le permitamos transformarnos con el poder de su Espíritu Santo para que, por Él actuando en nosotros, le demos mucho fruto bueno. No porque seamos gente fuerte, sino porque somos débiles y reconocemos que lo necesitamos. No porque seamos perfectos, sino porque cada día es más de Él y menos de mí.


35 vistas

© 2020 Vida Abundante Uruguay

Montevideo - Pocitos, Avenida General Rivera 3167 - Tel: 097-494-924