• Vida Abundante Uruguay

Mi Roca


Por Amanda Huertas. Todo el que me oye estas palabras y las pone en práctica es como un hombre prudente que construyó su casa sobre la roca. Cayeron las lluvias, crecieron los ríos, y soplaron los vientos y azotaron aquella casa; con todo, la casa no se derrumbó porque estaba cimentada sobre la roca.Mateo 7:24-25


Él promete que, al construir nuestras vidas sobre Su Palabra, escuchándola y viviéndola, no nos vamos a derrumbar, sino que vamos a resistir hasta el final y que Él va a estar con nosotros siempre. Esto no significa que no va a caer lluvia sobre nosotros, ni que el viento no va a soplar, ni que no vamos a ser azotados.


Yo les he dicho estas cosas para que en mí hallen paz. En este mundo afrontarán aflicciones, pero ¡anímense! Yo he vencido al mundo. Juan 16:33


Jesús nos advierte que vamos a tener pruebas y tristezas. Sin embargo es hermoso que en ese mismo versículo nos dice que nuestra paz está en Él por medio de Sus Palabras. Nuestra paz no está en las circunstancias, sino en Cristo Jesús.


Él cuida de nosotros en medio de cada evento de la vida. Él escucha nuestra voz clamando por fortaleza, consuelo y ayuda, y Él nos responde porque es bueno y misericordioso.


El Salmo 116 dice:

El Señor protege a los que tienen fe como de un niño; estuve frente a la muerte, y él me salvó. Que mi alma descanse nuevamente, porque el Señor ha sido bueno conmigo.


Miro hacía atrás, y puedo ver cuan bueno ha sido el Señor en cada momento y en cada paso de fe que he dado, porque he conocido más a Cristo, y comparado con eso, lo demás basura.


No ha sido fácil, ha caído lluvia, el viento ha soplado con fuerza y he sido ¨azotada¨ unas cuentas veces, también han brotado lágrimas, y las decisiones de soltar cosas a las que me aferraba no fueron sencillas, dolió mucho dejarlo, arrancar de raíz cosas que creía eran parte de mí.


Mi alma descansa en Jesús porque, en todo el proceso, ha sido bueno, misericordioso y fiel conmigo. Por eso decido aferrarme a Sus Palabras todos los días, meditarlas y hacerlas mi convicción, mi verdad y mi realidad. En medio de la prueba, incertidumbre, dolor y de cualquiera que sea la circunstancia Él me sostiene en sus brazos y tiene el control absoluto. Mi alma puede descansar en su soberanía y confiar en su benignidad.

19 vistas

© 2020 Vida Abundante Uruguay

Montevideo - Pocitos, Avenida General Rivera 3167 - Tel: 097-494-924