priscilla-du-preez-owqiL1yn3lA-unsplash.

VIDA BLOG

Isotipo%20color%2BBN-01_edited.png

Vida Abundante Uruguay - Martes 12 de Enero 2021 

Me eligió y me envió

Por: María Eugenia Marichal

thumb-1920-191013.jpg

Isaías 61: 1 (NVI) El Espíritu del Señor omnipotente está sobre mí, por cuanto nos ha ungido para anunciar buenas nuevas a los pobres. Me ha enviado a sanar los corazones heridos, a proclamar liberación a los cautivos y libertad a los prisioneros...

Hace pocos días comenzó un nuevo año y siempre que comenzamos un nuevo año nos ponemos nuevas metas, desafíos a alcanzar y sueños que han quedado por el camino vuelven a tomar forma en nuestra mente. Pero hay una misión que no cambia y sobre esto trataremos hoy varios puntos. 

Como siempre al principio de cada devocional tenemos un versículo, el cual desarrollamos para una mejor interpretación y a partir de ahí afirmar ciertos conceptos dados en la charla de la reunión del día sábado.

El título del devocional de hoy dice; me eligió y me envió. Quizás al leer el versículo allí en Isaías nos veamos tentados a pensar que solo fue escrito pensando en la persona de Jesús y en Su misión pero no es así. Frente a ello deberíamos hacernos ciertas preguntas; pero comencemos con la siguiente. ¿Acaso el Espíritu del Señor del cual habla Isaías no es el mismo que está en nosotros (1 Cor. 6:19)?

 

Por lo tanto nuestra tarea como cuerpo de Cristo es hacer sus obras. Juan 14: 12 (NVI) ¨Ciertamente les aseguro que el que cree en mí las obras que yo hago también él las hará, y aun las hará mayores, porque yo vuelvo al Padre.¨ 

Entonces, ¿Cuál no es la misión de la iglesia? 

1. la misión/cometido o finalidad de la iglesia no es la recreación.

Sí, podemos interactuar, reírnos, o hacer inclusive alguna reunión extra para compartir entre los que nos congregamos. Pero ese no es el propósito de ella, sino más bien un hogar donde Jesús tiene que ser el centro y el motivo para hacer lo que Él nos ha enviado. Además, somos hijos de Dios 7 veces a la semana, 24 horas al día, los 365 días del año, por ende también somos iglesia fuera de las cuatro paredes donde nos congregamos. Somos iglesia en donde quiera que nos encontremos, y a donde quiera que vayamos porque el Espíritu Santo ESTÁ en nosotros. 

2. la misión de la iglesia no es de llaneros solitarios. 

Hebreos 10: 24-25 (NVI) ¨Preocupémonos los unos por los otros, a fin de estimularnos al amor y a las buenas obras. No dejemos de congregarnos, como acostumbran hacerlo algunos, sino animémonos unos a otros, y con mayor razón ahora que vemos aquel día se acerca.¨

Somos elegidos y enviados todos los que fuimos adoptados como hijos. Esto no es una competencia de dones y talentos. Todos tenemos un propósito y Dios nos ha dado los recursos, los dones y talentos para cumplirlo. No se trata de individualismos, se trata de unidad. El pasaje de Isaías lo dice claramente, el Espíritu del Señor omnipotente está sobre mí, me ha ungido, me ha enviado. Todo es por Él y para Él. Nosotros somos solo un medio que él usa. 

Hebreos 10: 24-25 dice algunas cosas que debiéramos reflexionar, y puntos que debemos de aplicar como cuerpo de Cristo. Estos son; preocuparnos los unos por los otros, a fin de estimularnos al amor y a las buenas obras, animarnos unos a otros. Corremos hacia la misma meta pero no es una competencia, la motivación para correr es Cristo y la misión para la que hemos sido enviados.

3. nuestra misión no es inventar un mensaje con el fin de agradar a todos. 

Cristo no siempre fue aceptado y amado por todos sus contemporáneos. De hecho Cristo hizo todo para agradar al Padre y no a los hombres. El vino a hacer la voluntad del Padre. Las palabras de Jesús en Juan 5: 30 (NVI) son las siguientes; ¨Yo no puedo hacer nada por mi propia cuenta; juzgo solo según lo que oigo, y mi juicio es justo, pues no busco hacer mi propia voluntad, sino cumplir la voluntad del que ME ENVIÓ.¨ 

Volvamos a Isaías 61:1 y demos un giro para ahora decir lo que si como iglesia hemos sido enviados a hacer, en otras palabras lo que sí es nuestra misión.

1. Sin la autoridad del Espíritu Santo, el poder  y la convicción que él da no tiene efecto la misión. 

El Espíritu del Señor omnipotente está sobre mí. Luego de la ascensión de Cristo la iglesia recibió poder por medio del Espíritu Santo. El mismo poder que operó en Jesús hoy opera en nosotros. 

 

2. nuestra misión es anunciar las buenas noticias, la salvación que es por gracia.

Me ha ungido para anunciar buenas nuevas a los pobres.

Como hijos de Dios tenemos autoridad para hablar como Cristo, y hacer lo que hemos sido enviados. Aún hay personas que no han sido alumbradas por la luz de Jesús, personas que viven en oscuridad y esos son los pobres de los cuales habla Isaías. Existen buenas noticias pero ellos no la conocen. Romanos 10:15 ¨¿Y quién predicará sin ser enviado? así está escrito: ¡Qué hermoso es recibir al mensajero que trae buenas nuevas!¨ 

3. nuestra misión se trata de sanar vidas.

Me ha enviado a sanar los corazones heridos. Si a Dios le importa el dolor y el sufrimiento de otros, nosotros que somos sus hijos y seguidores de Cristo no debemos ser apáticos sino empáticos frente al dolor. 1 Cor. 1: 4 ¨…para que, con el mismo consuelo que de Dios hemos recibido, también nosotros podamos consolar a todos los que sufren¨. Tenemos un Dios compasivo y misericordioso, de igual manera debemos ACTUAR nosotros. 

4. nuestra misión se trata de liberar a quienes viven en esclavitud     

 

A proclamar liberación a los cautivos y libertad a los prisioneros.

Hablar de Jesús, su palabra que es verdad hace libre a quien esté cautivo. Por ello la importancia de esparcir las buenas noticias. Y además incentivar a nuestros nuevos hermanos a crear hábitos saludables, con esto nos referimos a la oración, al estudio de la Biblia y a poder adorar no solo en la iglesia. Esto nos lleva a que los estimulemos para que la fe de ellos crezca y madure. Esto hace que ellos vivan su propia relación con Jesús y que aprendan a conocerlo.

Somos los brazos de Jesús que consuelan, los pies que corren para ayudar, los ojos misericordiosos que buscan los ojos de los perdidos, somos la boca que puede aliviar el dolor, restaurar y hablar las buenas noticias. Somos los oídos de Jesús cuando alguien solo quiere ser escuchado. Somos un cuerpo, el cuerpo de Jesús.

Padre, oramos en el nombre de Jesús, te pedimos que en este 2021 hagamos la misión por la cual Tu nos escogiste. Llénanos con Tu Espíritu. Nos has dado dones, talentos, recursos, que podamos usarlos para tu gloria y para bendición del prójimo. Gracias, te amamos. Amén.

PD: siempre recomendamos leer los versículos aquí expuestos. Deseamos como siempre sea de bendición. ¡Gracias por estar del otro lado!