priscilla-du-preez-owqiL1yn3lA-unsplash.

VIDA BLOG

Isotipo%20color%2BBN-01_edited.png

Vida Abundante Uruguay - Martes 11 de Enero 2022 

¿Hacia dónde te diriges?

Por: Leticia Viera

1-Hacia dónde te diriges.jpg

Pon en manos del Señor todas tus obras y tus proyectos se cumplirán” Proverbios 16 :3

 

Al finalizar o comenzar un ciclo, año, o, en algún momento de la vida nos hemos hecho estas preguntas: ¿hacia dónde me dirijo?, ¿qué objetivos tengo por delante?, ¿cuál es mi propósito en este tiempo?.  

 

Es bueno detenerse y analizar en que punto estamos antes de seguir avanzando, y preguntarnos también, si estamos en el camino correcto, si nos hemos extraviado, o simplemente nos encontramos estancados sin saber a donde ir: sin sueños, sin proyectos, sin visión. Puede ser también, que seamos de los que están llenos de sueños, proyectos personales, aspiraciones; pero nos dirigimos con velocidad a la meta sin analizar si la ruta por la que vamos es la correcta. 

 

Sea una u otra la situación, debemos tener en cuenta:

 

-Colocar en manos de Dios todos nuestros planes, deseos, nuestra voluntad, nuestra vida misma. Ese debe ser nuestro punto de partida ya que nuestro corazón por naturaleza  es engañoso:

 

“Hay caminos que al hombre le parecen rectos, pero acaban por ser caminos de muerte” (Proverbios 16:25). 

 

-Analizar si estamos en el camino correcto. Tal vez nos hemos extraviado, distraído o desistido. Dios nos recuerda: que Cristo es el camino, que nos dejó a el Espíritu Santo quien nos guía a toda verdad, nos conduce, nos capacita y nos recuerda que no estamos solos.

 

-Confiar que los proyectos se cumplirán. No hagamos de la espera un fracaso sino vivamos con esperanza de que aquello que nació en el corazón de Dios para nosotros a su tiempo se cumplirá. Mantengamos nuestra mirada en la meta y estemos firmes en la fe.

 

-Ser humildes y obedientes cuando nuestros planes son interrumpidos para que Sus planes se desarrollen plenamente en nosotros. En oportunidades, Dios muestra su favor deteniendo o cambiando el rumbo de nuestras vidas por lo que nos provoca incertidumbre, nos mueve el piso, nos hace pasar por rutas áridas y desérticas y no logramos divisar sus planes. No dudemos que es parte de Su propósito dirigir nuestros pasos para cumplir su voluntad:

 

“Al hombre le toca  hacer planes y al Señor dirigir sus pasos” (Proverbios 6:9 DHH).

 

Te animo en este tiempo a meditar en esa pregunta: ¿Hacia donde te diriges?

 

Y mientras lo haces, recuerda que los planes de Él “son de bienestar y no de calamidad, a fin de darnos un futuro y una esperanza” Jeremías 29:11.