priscilla-du-preez-owqiL1yn3lA-unsplash.

VIDA BLOG

Isotipo%20color%2BBN-01_edited.png

Vida Abundante Uruguay - Lunes 19 de Mayo 2021 

Familias que influencian

Por: Leticia Viera

young-family-with-their-sons-at-home-hav

“Ustedes son la luz del mundo”

Mateo 5 :14-16 

 

 

En esta semana hemos sido invitados a reflexionar sobre un tema tan importante como es la familia. 

Personalmente, agradecida porque DIOS ha sido el autor de todas los temas que se trataron en esta semana.  

Una semana en la cual  se dio lugar a conmemorar el Día Mundial de la Familia “SIENDO QUE DIOS ES EL AUTOR DE LA FAMILIA”.

 

¡Cuántas enseñanzas! Algunas de ellas  tal vez ya estamos poniéndolas en práctica, y, otras  no tanto, pero cada una  han sido herramientas para fortalecernos y equiparnos en estos tiempos de constantes cambios.

 

Vivimos en este tiempo de forma acelerada, en la que socialmente estamos siendo afectados; entonces, mantener a la familia con la actitud y perspectiva correcta hoy es un gran desafío. Mantener la familia unida y fuerte con el corazón alineado a la voluntad de DIOS es un desafío. 

Desde el día uno en que decidimos formar una familia ha sido un desafío, algo que se construye progresivamente; que requiere esfuerzo, lealtad, amor, paciencia, gozo y un espíritu de aventura. 

 

Muchas veces enfrentamos tormentas mientras edificamos nuestra familia y hogar. Lo más importante de ello es como está nuestro cimiento. 

Mateo 7 :24–25: “Por tanto, todo el que me oye es como un hombre prudente que construyó su casa sobre la roca. Cayeron las lluvias, crecieron los ríos, y soplaron los vientos y azotaron aquella casa; con todo, la casa no se derrumbó porque estaba cimentada sobre la roca.”

 

Una familia que tiene como cimiento a Cristo es una familia que permanece en pie.

 

El mensaje de cierre de esta semana diciendo no hay familias perfectas, es una clara verdad. Estamos en construcción pero tenemos la oportunidad de poder contribuir a ser una familia conforme a el corazón de Dios y dejar a Dios hacerlo. Hay áreas en la que nosotros debemos de trabajar y hay áreas  donde tenemos que dejar a Dios que trabaje. 

Indudablemente hoy vivimos tiempos de pruebas y oposición, tensión constante y decisiones a tomar, y, efectos colaterales por estos tiempos de pandemia. incertidumbre y temor que han afectado a las relaciones familiares, pero, somos invitados a permanecer firmes, renovados, fortalecidos y encendidos en estos tiempos de oscuridad.

 

En estos días nos han dejado varios puntos para poder recordarlos y ponerlos por práctica, o sea, trabajarlos como familia . 

 

Ha quedado en claro que la familia es una prioridad, es nuestro primer campo de desarrollo e inversión de tiempo, es el primer lugar donde se hace evidente nuestra fe y evidente la obra de Dios en nosotros. 

La situación actual nos ha llevado a este lugar, a nuestro hogar. Creo que Dios mismo nos ha traído al centro de su voluntad  y prioridad. Desde el génesis el diseñó la familia para revelarse y relacionarse, y así cumplir su propósito. 

 

¿Por qué es importante la familia?

 

Me gustaría compartirles algunos puntos mencionados por el autor Juan Varela:

-La familia es una célula de esperanza cumpliendo funciones vitales de reproducción, nutrición, educación, socialización. 

-La familia otorga sentido de identidad, arraigo y pertenencia. 

-El hogar imprime un sello imborrable para toda la vida. 

-La familia es un sitio de refugio. 

Estos son algunos conceptos, pero indudablemente, para mantener una salud integral de esta célula debemos contribuir con su nutrición, crecimiento, fortalecimiento y reproducción, o sea, mantenerla viva y activa a fin de cumplir con nuestra misión de ser familia,  de ser LUZ.

 

Son muchos los puntos prácticos que hemos tocado en el correr de esta semana pero cada una de ellos nos insta a desarrollar cada vez más amor, tolerancia, respeto, unidad, confianza.

 

Crear un ambiente saludable de buena comunicación. Ser tolerantes, perdonadores y servidores.

 

Una vez escuché algo así como: “invertir tiempo de calidad es invertir amor”. 

 

Muchas veces hay que hacer un parate, cortar con las rutinas o programas e invertir tiempo de calidad con nuestros hijos y familia. Llenar la bolsa de buenos momentos y recuerdos, consejos y lecturas. Tiempos donde nos contamos historias y juegos. Tiempos de oración y lecturas. Tiempos de risas y lágrimas. Tiempos de poner las cosas sobre la mesa, como una puesta a punto para reafirmar y apremiar logros y para trabajar en debilidades. Tiempos con Dios. 

 

Todo suma, todo contribuye al crecimiento y edificación de nuestra familia. 

 

Mis mayores tesoros familiares que heredé no fue dinero, fueron esos momentos de calidad de escucha y consejos, de experiencias que la mayoría las adquirimos sentados a una mesa a la luz de velas o debajo de un árbol o al borde de un rio jugando, y muchas otras más. 

Para mí fueron las demostraciones de amor más sinceras que me llevaron a atesorar recuerdos y a amar a mi familia con todo lo que somos, con debilidades y fortalezas. 

 

El legado de la fe. 

 

Hoy tratamos de contribuir en la formación de nuestras hijas en todas las áreas, teniendo en claro que la obra redentora la genera DIOS. 

Nuestra tarea es darles a conocer al PADRE, revelado por la persona de Jesús. No esta en nuestras manos transformarlas, eso es obra de DIOS; pero sí ser instrumento de Dios para que Él sea revelado en sus vidas de una forma mayor y que ellas tengan su propia experiencia con Él. Iluminarles el camino.

 

Hoy más que nunca debemos de recordar que somos la luz de el mundo. Como familia debemos mantener la luz de Cristo en nosotros:  

-Él es nuestro fundamento.

-Hagamos brillar su luz dentro y fuera de nuestro hogar. 

 

¿Cuál es nuestro propósito?

-Revelar a Dios. 

-Darlo a conocer a través de nuestras obras.

-Que él sea glorificado.

Cada acción que edifique  vale. Cada minuto cuenta. Sigamos siendo y haciendo familia, vale la pena entregarse y luchar por ella.

Te animo a buscar los recursos que fueron expuestos esta semana.