priscilla-du-preez-owqiL1yn3lA-unsplash.

VIDA BLOG

Isotipo%20color%2BBN-01_edited.png

Vida Abundante Uruguay - Lunes 16 de Mayo 2022 

Administrando el éxito.

Por: María Eugenia Marichal

9-Administrando el éxito.jpg

"...En cambio yo, por temor a Dios, no hice eso." Nehemías 5:15 NVI

Para comenzar quizás sería apropiado hacernos algunas preguntas con respecto a la palabra éxito. ¿Qué significa la palabra éxito? ¿Por qué es mal vista en algunos círculos cristianos? ¿Por qué a algunos les genera fobia esta palabra? 

 

Hoy trataremos de explicar qué significa éxito en el lenguaje de Dios, según Su perspectiva. Nuestra meta es dar con el enfoque correcto de lo que significa ser exitoso o tener éxito. Encontraremos que no debemos tener miedo al éxito, siempre y cuando entendamos ciertos aspectos sobre ello. 

 

En Nehemías 5, al final del versículo 15 encontramos la llave correcta para poder abrir la cerradura sin estropearla, para poder ser exitosos todo lo que se requiere es temer a Dios. Y ¿qué es temer a Dios? Proverbios 3: 1 ¨Hijo mío, nunca olvides las cosas que te he enseñado; guarda mis mandatos en tu corazón.¨

 

Temer a Dios es vivir de manera íntegra, guardando en nuestro corazón Su palabra y aplicándola. Fallamos si, muchas veces, pero es la intención del corazón lo que Dios ve, 1 Samuel 16:7. 

 

El verdadero éxito es aquel que viene como consecuencia de vivir una vida en obediencia a nuestro Padre. Ser y permanecer humildes cuando Dios nos da éxito es temerle. De eso se trata temer a Dios. 

 

Para no perder el rumbo y seguir por la senda correcta podemos reflexionar en estos tres aspectos: 

1) Nunca debemos olvidar Quién nos puso allí. Nehemías sabía que había logrado reconstruir la muralla tan solo en 52 días (Neh 6:15) porque Dios era quien le había dado éxito. Jesús hizo todo lo que hizo en tres años porque fue obediente al Padre hasta la muerte. 

2) Tampoco debemos olvidar para qué Dios nos puso allí. Jesús es el más claro ejemplo que tenemos acerca de esto.

 

Juan 8:28c ¨Yo no hago nada por mi cuenta, sino que digo únicamente lo que el Padre me enseñó¨.  

3) no olvidemos por qué Dios nos puso allí. Hay una palabra que resuena a cada rato, todos la conocemos y es ¨propósito¨. Para todo Dios tiene propósito, inclusive para darnos éxito en el lugar donde estamos. Oír su voz para saber donde nos quiere llevar es parte de tener éxito. El respaldo de Dios es lo que conocemos como sinónimo de éxito.