priscilla-du-preez-owqiL1yn3lA-unsplash.

VIDA BLOG

Vida Abundante Uruguay - Lunes  18 de Enero 2021 

En el principio

Por: Leticia Viera

Génesis 1:1-3 NVI Dios, en el principio, creó los cielos y la tierra. 2 La tierra era un caos total, las tinieblas cubrían el abismo, y el Espíritu[a] de Dios se movía sobre la superficie de las aguas. 3 Y dijo Dios: «¡Que exista la luz!» Y la luz llegó a existir.

Quiero iniciar dándole gracias a Dios por poder reflexionar juntos sobre el mensaje de este fin de semana. Asimismo, animarles a seguir reafirmando nuestra vida en su Palabra que es verdad.

Lo primero que vino a mi mente cuando leí este pasaje es que todos nacemos con un gran signo de interrogación.

Cuando mis hijas aun eran pequeñas, en sus primeros razonamientos, hacían muchas preguntas existenciales: cómo, por qué, etc.; y hasta hoy día surgen inquietudes de esa naturaleza, pero, Dios, desde el principio nos revela la verdadera razón de toda existencia.

En estos primeros versículos pude identificar la intención de nuestro Padre bueno de abrirnos la puerta para darnos el verdadero entendimiento.

En primer lugar, vemos la intención de revelarse a sí mismo: Él es el origen porque siempre ha existido y es el creador de todo.

Hay muchas teorías y especulaciones, pero, Él deja en claro que es el Alfa, la puerta de acceso a todo el universo, lo cual debemos aceptarlo por fe.

También nos revela su carácter y naturaleza: “pues lo invisible de Dios se puede llegar a conocer, si se reflexiona en lo que ha hecho. En efecto, desde que el mundo fue creado, claramente se ha podido ver que él es Dios (Romanos 1:20 DHH). Entonces, la pregunta que surge del mensaje de este fin de semana: ¿cómo vivo a partir de esta verdad?, la podemos responder:

  • Dios está en el control de todo.

  • Estoy centrada y sustentada por Él

  • Dios es mi origen y origen de todas las cosas y en Él está el destino de su creación: SI sabemos de donde venimos…sabemos quienes somos. Si sabemos quienes somos…sabemos hacia donde vamos. por lo cual nos da identidad y seguridad.

En segundo lugar, darnos un sentido de pertenencia e identidad. Los cielos y la tierra, es el hogar transitorio para la humanidad, y, para manifestación de su gloria y cumplimiento de su propósito; quien preparó el terreno para traernos a este mundo y nos relacionemos con el y toda su creación. Para eso, tuvo que darle orden a todas las cosas ya que todo era un caos.

Dios es un Dios de orden. 

En su naturaleza está restaurar y edificar; Dios no deja las cosas a medias.

¿Has vivido tiempos de caos, desorden y confusión? Te confieso que muchas veces me he encontrado en situaciones  de caos, sin poder divisar con claridad las cosas, donde las tinieblas  se acercaban y debilitaban mi fe pensando que no había oportunidad de un nuevo comienzo. Pero, quiero decirte que Dios no desiste. Estamos en las manos del alfarero.

Tal vez, el proceso está siendo difícil, pero Él está trabajando en medio de la adversidad, para transformarnos en un diseño perfecto.

Seamos sensibles al cambio aunque duela, y, rindamos nuestra voluntad a su voluntad. 

Dejemos que Él se mueva.

Desde el  principio la intervención de Dios es activa y no estática, y, usa las circunstancias para glorificarse: “Estoy convencido de esto: el que comenzó tan buena obra en ustedes la irá perfeccionando hasta el día de Cristo Jesús” (Filipenses 1:6).

Finalmente, nos da a conocer el valor de Su Palabra: “y dijo exista la luz y la luz llegó a existir” (Génesis 1:3)

La Palabra de Dios nos cambia, nos transforma, trae luz a nuestro entendimiento. Nos conduce a Él, nos alinea a Su voluntad.

Su Palabra es la luz que disipa el desorden, la confusión y las tinieblas en nuestra vida.

Dios hace algo  sorprendente: envió a Jesús a revelar su Palabra que es luz:  “El Verbo se hizo hombre y habitó entre nosotros”  (Juan 1:14 A) ; y, “Una vez más Jesús se dirigió a la gente y les dijo: - Yo soy la luz del mundo. El que me sigue no andará en tinieblas, sino que tendrá la luz de vida” (Juan 8:12). 

En conclusión, viendo el caos y confusión en estos tiempos donde la noche ha llegado para muchos ¿tendrá Dios algo fuera de control y cuidado? Dios sigue siendo el génesis y quiere revelarse a la humanidad trayendo luz y esperanza.

Mi oración y deseo es que Dios, mediante su Espíritu, obre poderosamente y traiga a existencia a nuestra vida aquello que está planificado desde el principio; que sea el cumplimiento de sus propósitos para cada uno de nosotros.

© 2020 Vida Abundante Uruguay

Montevideo - Pocitos, Avenida General Rivera 3167 - Tel: 097-494-924

Logo_VAU_.png