priscilla-du-preez-owqiL1yn3lA-unsplash.

VIDA BLOG

Isotipo%20color%2BBN-01_edited.png

Vida Abundante Uruguay - Martes 15 de Marzo 2022 

El último recurso que sanó
mi vida.

Por: Leticia Viera

9-último Recurso.jpg

¡Hija, tu fe te ha sanado! le dijo Jesús. Vete en paz y queda sana de tu aflicción. Marcos 5:34

 

Esta es una historia que ha impactado mi vida y creo que la tuya. No dejo de asombrarme cada vez que visualizo esta escena. Puedo ver una mujer desesperada, agobiada, cansada, con miedo, en soledad, rechazada. Aislada socialmente por su condición y sin recursos a simple vista.

 

Lo más probable, es que tuviera una familia. Tal vez hermanos, sobrinos, amigos, esposo. La historia no lo dice. Lo cierto es que debido a su condición y según la ley estaba catalogada como impura, ella no podía ser tocada ni tocar a nadie. ¡Qué desesperante!

 

Ella enfrentaba una crisis y no solo física, sino, emocional, social, espiritual y de identidad. ¿Te has encontrado en crisis de esa manera? ¿Donde tus recursos se agotan y tus fuerzas desfallecen. Donde pierdes la esperanza, el rumbo e inclusive la esencia de tu ser?    
 

Ella si, padecía de una enfermedad desde hacía 12 años y sufría mucho (Marcos 5 :26). 

 

Puede ser que nuestra historia no sea la misma, pero con seguridad hemos enfrentado crisis: económicas, de fe, enfermedad, aislamiento, frustraciones, pérdidas, etc.

 

Esta mujer también me representa a una sociedad que sufre mucho. Una sociedad enferma, sin esperanza, sin identidad, que no sabe a quien recurrir, gastando todo lo que tienen sin resultado. Una sociedad aislada de Dios, sin dirección, sin paz.

 

Muchos en estos tiempos están en las mismas condiciones que las de esta mujer: afectados, en situaciones desesperantes de soledad. El número de suicidio ha aumentado, las enfermedades psiquiátricas afectan desde temprana edad, familias que dejan sus tierras, malas decisiones, divorcios, caos, miedo, y tal vez, cosas que nos cuesta dimensionar.

 

Así como esta mujer, necesitamos con urgencia recurrir a JESÚS y ser sanados.
 

¿Qué la motivó a ella a acercarse a JESÚS?   
 

La FE es el recurso fundamental para acercarnos a Dios. Ella transgrede todo, se arriesga y confía. Cuando oyó hablar de Jesús, nace su única esperanza, la esperanza de ser sanada, y, aunque tenia miedo, fue a Él venciendo a la gran multitud que tenía como obstáculo.     
 

Es esa fe que hace que Jesús se detenga y de quien emane poder no solo para sanarla sino para salvarla, restaurarla y darle una nueva identidad: la llama de “hija”. “Yo seré un padre para ustedes, y ustedes serán mis hijos y mis hijas, dice el Señor Todopoderoso” (2 Cor.6:18)  
 

Es esa FE que necesitamos hoy en nuestras vidas y que otros la reciban. Que al oír de Jesus corran a su encuentro, se llenen de esperanza, reciban sanidad y una nueva identidad.

 

Él se involucró e interactuó con la multitud, vino a redimir a las personas alienadas y aisladas para hacerlos parte de la familia.

 

Tenemos la gran oportunidad y el desafío de detenernos, mirar hacia la multitud y anunciar que hay un recurso y una fuente de esperanza y paz que se llama Cristo.