priscilla-du-preez-owqiL1yn3lA-unsplash.

VIDA BLOG

Isotipo%20color%2BBN-01_edited.png

Vida Abundante Uruguay - Jueves 4 de Marzo 2021 

Empezar desde Cero

Por: Leticia Viera

Me gustaría comenzar este devocional animándote a seguir reflexionando sobre este tema.

 

En ocasiones, ¿cuántas veces hemos comenzado de cero, o propuesto a hacerlo? Tal vez lo hemos conseguido algunas veces, y, en otras oportunidades no nos fue posible, quedándonos en medio del camino o sin intentarlo siquiera, creyendo que la mejor opción sea abandonar el proceso.

 

Por múltiples factores quedas detenido y estancado en algún punto, sea por:

 

  • Decisión 

  • Frustración 

  • Alguna injusticia 

  • Traición 

  • Ofensas no sanadas 

  • Alguna pérdida 

  • Alguna palabra que dañó tu estima diciéndote “no lo vas a lograr” o “esto no es para ti”. 

  • Estos obstáculos por lo general te han desanimado y frustrado pensando que no vale la pena volver a intentarlo.

 

Otro pensamiento erróneo es “ya logré todo lo que podría lograr en la vida según mis necesidades”, pero, ¿qué del plan y propósito que Dios tiene para ti y para mí?, ¿se han alineado nuestros logros personales a la voluntad de Dios?

 

Si en algún punto te has detenido por desánimo, cansancio o frustración; quedar estancado no sería la mejor opción. “El da fuerzas al cansado y al débil le aumenta su vigor. Hasta los jóvenes pueden cansarse y fatigarse.  Hasta los más fuertes llegan a caer, pero los que confían en el Señor tendrán siempre nuevas fuerzas y podrán volar como las águilas; podrán correr sin cansarse y caminar sin fatigarse" Isaías 40:29-31. 

 

Así que te aliento a comenzar desde cero o retomar de nuevo. A dejar ese lugar en donde te sientes estancado y retomar el camino.  A ir en pos de todo aquello que Dios te está impulsando a ser y a hacer.

 

Tal vez tu principio o tu punto de partida no sea muy favorable, pero quiero recordarte algunos puntos que fueron impartidos en este mensaje de fin de semana.

 

A- IDENTIFICA CUAL ES EL MOTIVO POR LO CUAL TE ENCUENTRAS DETENIDO Y ESTANCADO.

B- DESECHA TODO PENSAMIENTO ERRÓNEO SOBRE TI MISMO Y SOBRE LA PERSONA DE DIOS 

C- DEJA EL PASADO ATRAS 

D-  BUSCA Y ACEPTA LA AYUDA 

E- ESFUÉRZATE Y SÉ VALIENTE PARA NO ABANDONAR EL PROCESO

F- ALÍNEATE A LA VOLUNTAD DE DIOS Y A HÓNRALO EN TODO

G- TEN EN CLARO LA META Y LA VISON DE DIOS PARA TI HOY.

H-PERMANECE HASTA EL FINAL Y NO TE RINDAS.

I- MANTÉN LA MIRADA EN JESÚS.

 

Teniendo en cuenta estos principios, me he identificado con la historia de Noemí, quien tuvo que emprender su retorno desde cero. Su situación era muy desfavorable. 

 

En resumen, la historia en el libro de Ruth (te animo a leerla si no la conoces), nos enseña que hubo hambre en Belén, y, debido a eso Elimelec, su esposo, decide emigrar a Moab (lugar no conveniente) junto a sus dos hijos y su esposa Noemí.

 

En esa tierra Elimelec muere, sus dos hijos se casan con moabitas y luego de 10 años también ellos mueren. O sea que, Noemí pierde todo lo que tenía valor para ella. Lejos de su tierra, y, siendo viuda queda con sus dos nueras, quienes también quedan viudas. Podríamos decir quedó en el CERO mismo. A tal punto, que su desdicha y amargura era muy grande. Abrazada a la desesperanza y vejez decide regresar a Belén.

 

Noemí había estado estancada en el duelo y la pérdida. Su dolor era muy grande.  Aun su ciclo no estaba cerrado y su pasado estaba muy presente.

 

No quiero decir que el duelo no es necesario, por el contrario.  Es un proceso que lleva su tiempo, pero no es bueno permanecer ahí siempre porque aun DIOS tiene planes, y usa las crisis para perfeccionarnos y cumplir sus propósitos, aunque no entendamos. 

 

El sufrimiento es temporal, pero debemos decidir avanzar y permitirnos vivir nuevas experiencias y desafíos.

 

La crisis lleva a Noemí a tomar la mejor decisión: volver a empezar sin tener nada en claro por delante e incluso correr riesgos de que no la volvieran a aceptar en su tierra ya que regresó a la misma con una nuera moabita llamada Ruth, quien insistió en acompañarla. La crisis de Noemí la llevó a impulsarse a tomar la decisión correcta.

 

¿Podrías identificar tu crisis para que te dé el impulso de volver a empezar y cambiar tu historia?

 

Puede ser que has estado ahí por mucho tiempo, o tal vez te ha costado soltar el pasado. Dejar el pasado atrás significa dejar atrás todo.  Hasta los errores debemos dejar y no seguir recordándolo con dolor.

 

Tal vez no sea una pérdida física, pero perdiste las fuerzas o ya te encuentras en una edad que piensas que ya tu tiempo pasó. Tal vez los sueños quedaron muertos en el camino o estas cómodo ahí, en ese sitio que te ha servido como refugio para guardar tu corazón y no te dañen.

 

No sé cual puede ser tu caso, pero sí hay una necesidad y es salir de esa situación. Cerrar un ciclo y comenzar de nuevo. Y, si ves que no puedes solo o sola, pide ayuda, Dios siempre provee de todo lo que necesitamos.

 

Retomando la historia, para Noemí la compañía de Ruth cumplió un rol fundamental para su vida. Dios honró esa lealtad y decisión de Ruth. Fue su ayudadora. La escuchó y acompañó sin dudar de su persona, más allá en el hecho que se encontraba en una etapa vulnerable.

 

Hoy tenemos al Espíritu Santo como nuestro ayudador, quien nos guía a toda verdad. Pero, también Dios coloca personas que tiene su corazón para acompañarnos en el proceso:  leales, maduras y de buenos consejos.

 

El camino de volver a empezar no es fácil. Implica renunciar tal vez a nuestro orgullo, enfrentar realidades y obstáculos, experimentar algo incierto y desconocido.

 

En ocasiones no visibilizas el resultado de tu accionar como ocurrió también con Noemí. Ella no tenía esperanza. La amargura le restaba fuerzas.

 

La decisión de Noemí fue recompensada con provisión, aceptación de su pueblo, redención, una nueva familia, y, a través de Ruth quien se casa con Booz, un nieto que de cierto fue el abuelo del rey David. 

 

El favor de Dios estuvo con ellas siempre, así como con nosotros. 

 

Como resultado del proceso vemos sus vidas bendecidas grandemente (Ruth 4:14-16).

 

No dudemos que Dios es el mismo. Seremos recompensados si estamos dispuestos a dejar el pasado atrás y volver a empezar. Anímate. Hoy es el tiempo. Decide por lo mejor. Decide por Dios. Pon tu mirada en Él. Confía, porque Él te llevará a buen término.

 

Salmo 138:8 “El SEÑOR LLEVARÁ A FELIZ TÉRMINO SU ACCIÓN EN MI FAVOR; SEÑOR TU AMOR ES ETERNO; NO DEJES INCOMPLETO LO QUE HAS EMPRENDIDO”

 

Me gustaría finalizar orando: Querido Dios, tú conoces como nadie nuestras imperfecciones y debilidades, pero también conoces nuestras fortalezas. Te pido que bendigas a cada lector y le hagas recordar que es posible un comienzo.  Te pido por ánimo y fortaleza, determinación y valor, para caminar en medio de la incertidumbre, y, en los momentos de debilidad recuérdales que la meta está cerca y que confías en que lo podemos lograr. Te damos gracias, en el nombre de Jesús. Amén.