priscilla-du-preez-owqiL1yn3lA-unsplash.

VIDA BLOG

Isotipo%20color%2BBN-01_edited.png

Vida Abundante Uruguay - Miércoles 10 de agosto 2022 

Cuando los milagros no ocurren

No-milagros.jpg

Lucas 1: 37 ¨Porque para Dios no hay nada imposible¨. 

 

Culminando la serie ¨Dios de milagros.¨ meditemos un poco más acerca de cuando los milagros que esperamos no ocurren. Parece contradictorio, pero reflexionando nos damos cuenta que no es así, que todo cobra sentido cuando entendemos que la voluntad de Dios es la que prevalece por encima de la nuestra. ¿Qué sucede cuando Dios no obra ese milagro que anhelamos?, ¿Cómo reaccionamos? Sin temor y sin vergüenza podemos decir que nos sentimos sacudidos. 

 

Cuando la respuesta de Dios no es la que esperamos o deseamos, nuestra fe es desafiada; ¿seguiremos creyendo que Dios es bueno y fiel? ¿Qué Su voluntad es buena, perfecta y agradable? Mantener la fe representa confiar en Dios, confiar que siempre quiere lo mejor para nosotros aunque no entendamos Su no como respuesta. 

 

Dios no responde conforme a los parámetros humanos, Él está por encima de nosotros, de nuestro raciocinio, Su entendimiento y Su perspectiva es mucho mayor que la nuestra. Muchas veces no vamos a entender por qué Dios decide responder con un no, sin embargo podemos aferrarnos a Su poder que se perfecciona en nuestra debilidad. (2 Cor. 12:9) 

 

Jesús en el huerto de Getsemaní, en una hora dura y trascendental oró pidiendo a Su padre que no lo hiciera pasar por el sufrimiento que le esperaba pero en sublime humildad le dijo; ¨no se haga mi voluntad, sino la tuya¨. (Luc. 22:42) Ya sabemos lo que Dios respondió para que Su propósito se cumpliera. Una muerte horrenda, la copa del sufrimiento y la ira para que su voluntad perfecta de salvar pecadores, se cumpliera.

 

2 Cor. 12:8-9 Por medio de este pasaje podemos extraer lo siguiente:
 

1)Experimentar el amor de Dios a través del sufrimiento. 
 

Es un milagro contar con el amor de Dios en medio de nuestro sufrimiento. Rom. 8: 31- 39, nada nos puede separar del amor de Dios. Aunque Su respuesta sea no, Su amor es inmutable. Recibir un no es un milagro de amor. 
 

2)Quebrantados para ser transformados conformes al carácter de Cristo. 
 

Dios mantiene el aguijón punzándonos para que nuestro corazón de piedra sea transformado en un corazón de carne, tierno y receptivo (Ez. 36:26) 

 

El amor de Dios nos quebranta con un propósito, mantenernos vulnerables para manifestar Su poder. ¡Bendita gracia! ¡Bendito amor el tuyo Señor! 

Por: María Marichal