priscilla-du-preez-owqiL1yn3lA-unsplash.

VIDA BLOG

Vida Abundante Uruguay - Martes 16 de Marzo 2021 

Bernabé en estos tiempos

Por: Leticia Viera

“Tal fue el caso de un levita llamado José, natural de la isla de Chipre, a quien los apóstoles, pusieron por sobrenombre Bernabé (que significa: “Consolador”)

(Hechos 4:36)

 

Me entusiasma mucho seguir meditando en la vida de Bernabé. Su verdadero nombre es José. Los apóstoles le dieron ese apodo que significa Consolador. Este hombre poco probable tal vez para muchos, sin embargo, su historia nos evidencia su gran corazón y rol en la expansión de la iglesia.

 

Es maravilloso ver como después de la ascensión de Cristo se desarrolla visiblemente la manifestación del Espíritu Santo en la vida de aquellos hombres, que, a pesar de sus imperfecciones, son usados para obras sorprendentes. 

 

Brevemente miremos su vida una vez más a través del libro de Hechos, y, veamos sus características:

 

El libro de Hechos 11:24 nos dice que “era un hombre bueno, lleno del Espíritu Santo y de fe”

 

  • Tenía una gran disposición de servir a los demás.

  • Un ejemplo de compromiso. 

  • Sensible a las necesidades. 

  • Generoso.

  • Tenía gran amor y humildad.

 

Indudablemente, este hombre nos revela la fe puesta en acción a través de sus obras. En aquellos días, había gran persecución y se necesitaba este tipo de personas para desarrollar la fe y el crecimiento de los nuevos creyentes, y, Bernabé no dudó ser uno de ellos, y que, lo poco probable de algunos fuera convirtiéndose en futuros líderes y discípulos de Jesús.

 

Él puso su vida, sus recursos y talentos a disposición de los demás para edificar vidas, y por lo tanto, la iglesia.

 

Es indiscutible que estamos viviendo tiempos malos donde necesitamos mantener nuestra fe y ánimo pronto para ser lo que Dios quiere que seamos, y así, ser de influencia y llevar a cabo el desafío de consolar a otros como lo hizo Bernabé. 

 

El mundo actual, el sistema, la sociedad; influyen en este tiempo para que seamos egoístas e insensibles, pero, ¿en qué nos puede influenciar la vida de Bernabé en este siglo? me desafía a tener ese mismo ánimo y corazón:

 

A. Un corazón que da: “Cada uno debe de dar lo que haya decidido su corazón, no de mala gana ni por obligación, porque Dios ama al que da con alegría” (2 Corintios 9:7).

 

No me refiero solo a lo material porque considero que tenemos mucho para dar:  nuestro tiempo, dones, talentos, y algo mucho mas valioso que todas estas cosas:  el amor de Dios. Y así el mundo verá a Dios por nuestras buenas obras. 

 

Muchas veces nos cansamos de hacer el bien. No nos cansemos, estos gestos que parecen insignificantes tendrán grandes repercusiones en aquellos que lo reciben y en tu vida misma.

 

B. Un corazón lleno de humildad y amor: la palabra nos desafía “a revestirnos de afecto entrañable, de bondad, humildad, amabilidad y paciencia” (Colosenses 3:12). 

 

No es fácil ejercitar el desarrollo de estos buenos frutos. Requieren de tiempo y trabajo en nuestro carácter: “Por sobre todo vístanse de amor” (Colosenses 3:14).

 

¡Qué desafío que tenemos diariamente!  Tal vez sea poco probable que seamos imitadores de esto como Bernabé, pero, “el que comenzó la buena obra en nosotros la perfeccionará” (Filipenses 1:6).

 

¿Estamos dispuestos a ser esos Bernabé en estos tiempos?

 

Tal vez, no nos vemos como Dios nos ve. Él nos ha dotado de dones y talentos, y del mismo Espíritu Santo, que llenó la vida de éste y otros hombres y mujeres en toda la historia del cristianismo.

Está en nosotros.

 

Tal vez, la fe ha menguado, o por el camino que has transitado tus fuerzas se han debilitado, pero Él mismo te capacita, te consuela, te enseña y te guía a toda verdad.

 

Puede ser que la duda, o lo que otros han pensado de ti, te han detenido en este tiempo, pero ora con fe y pídele a Él para que su Espíritu se manifieste, llenando tu vida, y, te dará valor para enfrentar cualquier situación y cualquier desafío.

 

Algo que también caracterizó a BERNABÉ como dice su nombre, y es que animaba a las personas “a que permanecieran fieles en la fe” (Hechos 11:23).

 

Sé que no estamos viviendo tiempos fáciles, y el desánimo ha sido el gran enemigo que enfrentamos. Ese desánimo ahoga los sueños y alimenta las frustraciones, impidiendo que desarrolles cualquier capacidad, e, incluso afecta tus relaciones familiares, de amigos, trabajo etc. 

 

Rodéate de personas que te alienten y animen en estos tiempos.  Busca compañeros que te ayuden a crecer y a fortalecer tu fe. 

 

Tal vez estás batallando con la misma situación desde hace tiempo, pero hay personas con el mismo corazón de Bernabé para animarte. El ánimo es como el oxígeno al cuerpo y nos alienta a perseverar cuando las situaciones son adversas y contrarias, trayendo paz y seguridad.  

 

Así, que lo poco probable que estás viendo hoy en tu vida misma, será muy probable que ocurra mediante la fe puesta en acción.

 

Mi deseo es que Dios nos llene de su Espíritu Santo como lo hizo con Bernabé. 

 

Lo hará otra vez contigo y con cada uno de nosotros, para que podamos ser esos influyentes, para traer ánimo y esperanza a los afligidos. 

 

Personas influyentes que ven lo que otros no ven. 

 

                                                                                                       

© 2020 Vida Abundante Uruguay

Montevideo - Pocitos, Avenida General Rivera 3167 - Tel: 097-494-924

Logo_VAU_.png